Mantenimiento preventivo de camiones

La mejor forma de garantizar tu seguridad en carretera.

 

El mantenimiento periódico de cualquier vehículo resulta esencial tanto en su rendimiento como en su durabilidad. Las notables cargas de peso que soportan los camiones sumado a ello, el gran peso que ya de por sí poseen, les convierten en los vehículos que más detenimiento requieren en las revisiones.

Si no llevamos a cabo estas inspecciones de forma periódica, el vehículo puede dar muchos problemas a la larga como el retraso de entregas de mercancías o la imposibilidad de atender nuevos viajes si el camión no se puede utilizar.

Estos son los consejos para mantener tu vehículo en perfectas condiciones, sobre todo durante la estación invernal, ya que su conducción se puede llegar a ser más difícil:

  • Revisar los frenos

Como en todo vehículo, los frenos son uno de los accesorios que se desgastan con más frecuencia y no detectarlo a tiempo puede tener consecuencias muy graves. Conviene revisar si hay signos de deterioro, corrosión o daños.

  • Posición del enganche del remolque

El fallo de enganches puede provocar accidentes con víctimas mortales en la carretera. Es recomendable revisar que estén correctamente colocados de forma previa a realizar cualquier desplazamiento.

  • Estado del motor

Los camiones se someten a muchas horas y kilómetros de viaje, revisar el estado del motor es una garantía para prevenir averías, por lo general, muy costosas. Para ello, es conveniente comprobar los niveles de líquidos, incluyendo el del refrigerante del motor y del aceite, los cables y los conectores.

  • No olvides cambiar las piezas llegado el momento

Recuerda que en cada revisión periódica es recomendable realizar un cambio de filtros. Una de las averías más comunes en los camiones de gran tamaño viene derivada del atascamiento de los filtros por la acumulación de sedimentos en su interior.

Intenta anticiparte también al fin del periodo estipulado para el cambio de aceite. En concreto, en el caso de los cambios de aceite para camiones, recomendamos acudir al taller 15 o 20 kilómetros antes del fin de ciclo.

Por supuesto, es de vital importancia estar especialmente pendiente del correcto funcionamiento de todas las luces antes de iniciar cualquier viaje largo y en caso de detectar alguna fundida, cambiarla inmediatamente.

Además, sobrepasados los 30.000 kilómetros también es aconsejable realizar un cambio de rodamiento y frenos de camión.

  • Los neumáticos también son importantes

Empieza por no perder de vista el nivel de presión de los mismos, principalmente antes y después de cada viaje. También es conveniente que cada vez que los cambies, hagas lo propio con las válvulas, ya que suelen ser de plástico y se deterioran con facilidad.

Aunque no sea muy común, la limpieza de los neumáticos es otro de los puntos clave para aumentar su esperanza de vida. Debes realizarla con agua tibia y jabón, sin utilizar productos químicos que puedan dañar la calidad de la goma.

Especialmente  atención en el equilibrado. Siempre que cambies o desmontes los neumáticos, es preciso realizar un equilibrado de los mismos. Te ayudará a evitar posibles vibraciones inesperadas, desgastes excesivos en determinadas áreas e incluso, problemas en la suspensión, la dirección y la transmisión.

Por último el calor al que se someten las ruedas del camión a causa de las largas distancias que recorren, pueden provocar su explosión y, por consecuencia, que el conductor pierda el control del vehículo. Por ello, es recomendable revisar su estado y fijarse si hay piedras o clavos incrustados.

Más vale prevenir que curar…

A las ya nombradas revisiones periódicas a las que debemos someter a nuestro camión regularmente, pueden sumarse unos pequeños trucos que nos ayudarán a ahorrar en futuras reparaciones. El primero de ellos es mantener el nivel de combustible siempre por encima de un cuarto del depósito. Intenta que el camión nunca entre en la reserva y a poder ser, reposta antes de que el indicador haya rebasado la medida de ¼.

Otra recomendación bastante útil para aumentar la vida del motor a largo plazo es dejar el camión al ralentí justo cuando lo arrancamos por primera vez en el día durante aproximadamente medio minuto y lo mismo antes de apagarlo. En las temporadas de verano o invierno puede ser una buena oportunidad para encender el aire acondicionado o la calefacción y esperar a que el habitáculo se aclimate antes de comenzar la marcha.

Por último, la maestría a la hora de conducir también es clave, principalmente en cuanto al estado de las ruedas. Si realizas una conducción responsable, evitando los acelerones, frenazos o cambios bruscos de dirección y compruebas regularmente el nivel de presión de los neumáticos del camión, la esperanza de vida de tus ruedas aumentará de manera más que notable.

Menú
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad