La logística outbound…

La logística outbound se encarga del proceso más importante: llevar un producto terminado desde su fábrica o desde un depósito, hasta el cliente final. Pero esto no es tan simple como un viaje en camión. Se trata de un complejo de distintas tareas como el almacenamiento, la preparación de pedidos y el transporte final. En esta nota te vamos a contar todos los beneficios de esta exteriorización del servicio logístico.

La logística outbound: luego de la inbound

Las empresas dedicadas al almacenamiento y distribución de productos suelen pensar su operación en dos partes. Primero nos encontramos con el inboundel proceso de entrada, también conocido como logística de aprovisionamiento. Este es el primer eslabón en la cadena de suministros. Empieza en el momento en que el departamento de compras envía la orden de compra al proveedor. Su fin llega cuando la mercancía se encuentra disponible en el inventario de nuestro almacén, lista para salir.

 

Desde este punto, toma la posta la logística outbound. Sus procesos son todos los relacionados a las tareas que suceden hacia el “afuera” (de ahí el “out” inglés en la palabra) del almacén. Básicamente entonces: inbound entra, outbound sale. Veamos en detalle sus fases y cómo podemos aprovechar su implementación para satisfacer los estándares de la industria.

Fases de la logística outbound

El depósito es el centro del que se desprende toda la logística outbound. Es el verdadero nodo fundamental para poder operar con éxito en este tipo de iniciativas. Tenemos que partir de una planificación en el orden, diseño y distribución de espacios del depósito o almacén. Estos deben estar orientados a la salida de productos.

Puede parecer obvio, pero muchos almacenes están preparados sobre todo para recibir mercadería y guardarla. Aquellos que se enfocan en la logística outbound tienen que tener en cuenta esta otra cuestión. Así, por ejemplo, se instala una gestión que monitorea la cantidad de stock, teniendo en cuenta los paquetes salientes y el remanente.

De hecho, en este sentido, se volvió de vital importancia la correcta gestión de stock durante el COVID. Incluso a fines del año pasado nos seguimos encontrando con noticias de roturas de stock preocupantes para empresas y consumidores.

Preparar pedidos

El preparar pedidos es central en esta logística. Constituye una parte de la cadena de suministro que cobra cada vez mayor importancia con los años. Tal es el caso que se la suele medir, en su calidad y velocidad, en todos los indicadores de desempeño modernos.

En la instancia final en el depósito tenemos que manejar con gran exactitud una gran cantidad de datos. Sólo una correcta gestión y señalización de estos podrá garantizar que el paquete llegue a destino. Por ejemplo, tenemos que tener en cuenta, entre otros:

  • Cantidad requerida,
  • Estado del producto (de vital importancia en productos con vencimiento),
  • Producto correcto.

La digitalización que supuso el e-commerce vino acompañada de una demanda por tiempos de entrega más rápidos. La logística outbound aún tiene mucho por desarrollar, y podríamos decir que su evolución es permanente. Para mantenernos competitivos hay que buscar el mejor modo de reducir los tiempos entre la solicitud de pedidos y la entrega de los mismos.

Transporte

Muchas veces se cree que la operación ya llegó a su fin una vez que el producto salió de nuestro depósito: esto es falso. Muchas operaciones tienen pasos posteriores de mayor o menor complejidad. En general, estos implican puntos intermedios antes de llegar al destinatario final.

Por ejemplo, la logística outbound suele contar con centros de distribución.  En aquellos se realizan más pasos para la entrega final. Podemos encontrar incluso más procesos de cuidado de la mercancía de cara a optimizarla para la última parte del transporte.

Además, los nuevos estándares de los consumidores incluyen demandas precisas sobre la ubicación de sus pedidos. Por eso se implementan sistemas de trazabilidad de los envíos. Otro estándar que ha sido elevado es el de los tiempos de entrega. Tenemos que ser capaces de planear la mejor ruta y poner todos nuestros recursos para cumplir con los tiempos pautados. De lo contrario, afectará nuestra imagen de manera negativa.

Conclusión

La logística outbound es una parte necesaria. Evidentemente, su presencia no es algo nuevo, es algo que siempre se hizo. Prestarle atención, nombrarla, es hacer foco en su optimización y concentrarnos en la búsqueda del mejor modo para mantenernos competitivos. Desde Transreyes Logística estamos siempre atentos a los múltiples cambios que supone esta época tan dinámica, buscando lo mejor para nuestros clientes y sus consumidores.

Menú
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad